Cómo actuar en caso de aquaplanning

Con la llegada del otoño, se acerca la época de lluvias y tormentas y como consecuencia de estas, es posible que tengas que enfrentarte a grandes charcos sobre la carretera. ¿Sabes cómo debes reaccionar ante un posible caso de aquaplanning? Es importante agudizar los cinco sentidos para actuar correctamente ante una de las situaciones más peligrosas que se puedan dar al volante. Y es que debes saber que la velocidad y el agua no son buenos aliados.

Antes que nada, es imprescindible reconocer cómo surge el efecto aquaplanning. Se produce cuando el coche pasa por una gran cantidad de agua que se almacena en la calzada, y los neumáticos no son capaces de expulsarla. Las ruedas pierden el contacto con el suelo y su poder de tracción, lo que hace incluso perder el control del vehículo. Notarás la sensación de que está flotando. Para salir ileso de esta situación, debes seguir las siguientes recomendaciones:

  1. En primer lugar, debes mantener la calma. Que no cunda el pánico, ni se te ocurra frenar bruscamente ni hacer movimientos extraños o perderás por completo el control del coche.
  2. Reduce la velocidad moderadamente. Anticípate y si ves que te acercas a un gran charco, disminuye la velocidad todo lo que puedas progresivamente, sin comprometer la estabilidad del coche.
  3. Mantén la dirección y suelta suavemente el acelerador. Una vez dentro del charco, ya sea en una carretera recta o en una curva, sujeta firmemente el volante para mantener una trayectoria recta que no te haga perder el control del vehículo, tampoco frenes en seco. Si lo haces, cuando el vehículo pase la balsa de agua y recupere su estabilidad normal, se encontrará con las ruedas giradas. Esto provocará un giro inesperado o en el segundo caso, las ruedas quedarán bloqueadas.
  4. Cuida el estado de tus neumáticos. Cuanta más profundidad tenga el dibujo de los neumáticos, menos tendrás que temer a los charcos. Igualmente, asegúrate de que tengan la presión adecuada.

No olvides que la prudencia al volante es una virtud. Ante situaciones peligrosas, reduce la velocidad a las circunstancias del entorno y mantén activos tus reflejos adelantándote a los peligros que surjan en la carretera.

IBERICAR

Author: IBERICAR

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

En nuestras webs utilizamos cookies, tanto propias como de empresas colaboradoras, para mejorar tu experiencia de usuario y mostrarte la información y publicidad adaptada a tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. ACEPTAR

Comparte esto con tus amigos!

Puedes compartirlo en cualquier red social con tal solo un clic.